jueves, 28 de julio de 2011

GESTIÓN HOSPITALARIA EN TIEMPOS DE CRISIS: SOLUCIONES

Hospitales Universitarios, Regionales, de Especialidades, Comarcales, Hospitales de Alta Resolución, Ligeros, Consorciados, Fundaciones Hospitalarias, diferentes planes de infraestructuras sanitarias, y diversos modelos de gestión para un único fin: garantizar una atención sanitaria de calidad en la organización territorial del Estado con 17 Comunidades Autónomas, en un debate político sanitario sin precedentes en la historia. Debate que pretende conseguir eficiencia sin recortar prestaciones, minorando el gasto, regulando la presión de las tecnologías y el conocimiento y cubriendo las expectativas de los ciudadanos con intensos cambios demográficos y con una esperanza de vida que se asocia a nuevos patrones de enfermedad (pacientes pluripatológicos, cronificación de las enfermedades, pacientes oncológico-paliativos, epidemia de obesidad). Nuevos valores deben caracterizar la gestión de los hospitales como organizaciones complejas. La flexibilidad, la capacidad de adaptarse, la descentralización, la gestión compartida, la corresponsabilidad directiva y de los profesionales son valores esenciales para mantener el avanzado desarrollo que hemos conseguido en el Sistema Sanitario Español. No es necesario hablar de un modelo, dado que la insostenibilidad amenaza a la sociedad del bienestar y es de obligado cumplimiento que nos impliquemos profesionales, ciudadanos y administraciones para conseguir resultados, con una visión de riesgo compartida.
A lo largo de 25 años de experiencia en la gestión de hospitales, hemos podido observar lo importante que es trabajar con previsión y con método, en alianza, para adelantarse a los tiempos y visionar el futuro. La eficiencia y eficacia pueden compatibilizarse con la vanguardia y la innovación.
Podemos atrevernos a exponer algunas consideraciones sobre el futuro y la sostenibilidad del Sistema que nos lleven a indicar lo que tiene que cambiar para obtener los resultados que queremos, revisando el estado del bienestar, normalizando las expectativas sociales basadas en una amplificación tecnológica y creativa que estaban sobrevaloradas en su velocidad y posibilidad de desarrollo. Los cambios tecnológicos, la esperanza de vida en lo que será el país más viejo de la tierra, la cronicidad y pluripatología de los nuevos patrones de enfermedad, nos obligan a:
Ø       Generar alternativas a la Hospitalización Tradicional para que disminuyan radicalmente el número de estancias y frecuentación a las prestaciones sanitarias en general.
Ø       Seguir creando “Hospitales de Alta Resolución” que resuelvan mas del 90% de los procesos asistenciales, con una atención integral, personalizada, rápida y eficaz. Potenciar así las consultas de acto único, la cirugía ambulatoria, la cirugía mínimamente invasiva, la hospitalización domiciliaria con soporte telemédico y la gestión por procesos para las enfermedades más frecuentes.
Ø       Desarrollar plataformas tecnológicas multicanal que cubran necesidades de información sanitaria y atención a los procesos crónicos o agudos de muy baja complejidad (gripe, golpes de calor, polimedicados...). Las plataformas deben tener una teleoperación cualificada que de respuesta a los planes expertos sobre los procesos y una consultaría permanente dirigida a los cuidados a pacientes y cuidadores.
Ø       Optimizar e incorporar las tecnologías previa evaluación de impacto y eficiencia.
Ø       Afrontar la alta complejidad basada en la concentración de casos y experiencia, evitando la fragmentación: menos hospitales de alta complejidad y con menos camas. Búsqueda de la efectividad y eficacia.
Ø       Integración y optimización de los procesos de compra y cadena de suministro. Gestionar por economía de escala buscando la eficiencia.
Ø       Incentivar a las organizaciones y los profesionales en el rendimiento sostenible. Es más relevante la sostenibilidad del conjunto del Sistema que el de una de sus organizaciones. Es oportuno tomar decisiones y actuar sobre una unidad de gestión clínica para no poner en riesgo un hospital.
Ø       Mecanizar todos los procesos posibles. Lo que las máquinas pueden hacer, que no lo haga el hombre.
Ø       Los profesionales han de ser seleccionados por su nivel de competencia y deben moverse permeablemente por las instituciones del sistema, con proyección y visión, compartiendo logros, favoreciendo la vanguardia y la excelencia.

Joseba Barroeta Urquiza; MD, MPH. Ha dirigido 5 hospitales y presidido fundaciones para la investigación en los últimos 25 años. Durante 11 años gerenció Hospitales Universitarios Virgen del Rocío. Actualmente es el director gerente de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias y de la Plataforma Multicanal Salud Responde en Andalucía.
Publicado en "El Hospital del Futuro: las ideas de los expertos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada