jueves, 20 de septiembre de 2012

La biotecnología sanitaria tiene una oportunidad en la Compra Pública de Tecnología Innovadora

EN 2013 DEBERÍA SUPONER UN 3 POR CIENTO DE LOS PRESUPUESTOS GENERALES

Las autonomías no tienen fijado un porcentaje, pero se intenta avanzar sobre ello
Enrique Pita. Bilbao
El sector biotecnológico gana peso año tras año en el conjunto de la economía española. En este sentido, la llamada Compra Pública de Tecnología Innovadora (la Administración compra tecnologías que aún no existen y que las empresas producen a demanda) es una gran oportunidad, especialmente en el campo de la biotecnología roja (biotecnología del ámbito de la salud). Según ha explicado a Redacción Médica Jorge Barrero, adjunto a la Presidencia de la Asociación Española de Bioempresas (Asebio), “en el fondo, con creatividad cualquier tecnología puede tener un usuario final público y cualquier tecnología podría apalancarse desde la compra más que desde el crédito o la subvención”, y cita como ejemplo destacado la medicina personalizada.

Jorge Barrero.
El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero alcanzó el compromiso de, a partir de 2013, dedicar el 3 por ciento de los Presupuestos de la Administración General del Estado a Compra Pública de Tecnología Innovadora (CPTI). Este objetivo permanece, aunque en la actual situación de crisis económica es posible que se vea retrasado, según ha podido saber Redacción Médica. Caso distinto es el de los gobiernos autonómicos, para los que no existe ese compromiso como tal, si bien desde el Gobierno se está alentando para que se comprometan a dedicar parte de su presupuesto a estas iniciativas.

Asebio viene reivindicando desde hace tiempo “la utilidad que puede tener en el ámbito de la biotecnología la CPTI cuando esta siempre había tenido más peso en el mundo de las TIC, pero hay muchos ejemplos de cómo a través de CPTI se pueden activar mercados”.

Según ha explicado a Redacción Médica Cecilia Hernández, jefa del Departamento Biotecnología Salud y Agroalimentación del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), la Compra Pública de Tecnología Innovadora es, sin duda, una oportunidad para el sector biotecnológico. “La clave es ofertar algo novedoso, no algo que la empresa haya desarrollado años atrás”, señala. Así, explica que “el simple hecho de que haya habido un cambio de cultura en la Administración, que está dispuesta a correr el riesgo de adquirir productos novedosos es en sí mismo una oportunidad”.

Cecilia Hernández.
Programa Innodemanda

Uno de los instrumentos puestos en marcha desde la Administración General del Estado es el programa Innodemanda, un instrumento de financiación de apoyo a la oferta tecnológica que concurra a los procesos de compra pública innovadora. Así, según explica Hernández, se financiará a las empresas el coste de la innovación para que al órgano público le cueste lo mismo que si comprara la tecnología ya desarrollada, facilitando de este modo una mayor presencia de los productos y servicios de estas empresas en la Administración.

En una situación de crisis económica como la actual cabe la duda de que este programa se vaya a ver afectado por los recortes presupuestarios. Sin embargo, según explica Hernández, “CDTI tiene un presupuesto propio a partir del que concede préstamos y va recuperando posteriormente”. El recorte sufrido en los últimos presupuestos tuvo que ver con los fondos que aporta a CDTI el Ministerio de Economía y Competitividad, por lo que “sigue manteniendo su dinero propio, el que presta y recupera, y con ese dinero podemos mantener nuestra actividad, y en ella se encuadra Innodemanda, que no tiene un presupuesto propio, sino que financia proyectos en función de los que se presentan”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada