viernes, 9 de septiembre de 2011

Y si no les llamásemos hospitales…

El mundo abierto y globalizado en el que vivimos nos exige hablar de atención a la salud en cualquier sitio y en cualquier momento. Los espacios clínicos tradicionales, que llamamos hospitales, tendrán que transformarse en espacios multifuncionales de atención y compartir protagonismo con nuevos puntos de cuidado: la casa, la comunidad, espacios de la vida diaria como el lugar de trabajo o los centros comerciales.
Nuestras vidas conectadas, siempre “on”, permiten ya nuevas posibilidades de diagnóstico, tratamiento y seguimiento. La presión de los costes, el rol cambiante de la responsabilidad individual frente a riesgos de salud hace que por elección o por obligación los pacientes/personas tengan que involucrarse en la gestión de su salud y ello conlleva cambios en los espacios donde ahora se presta la atención. Tendrán ser capaces de monitorizar nuestro bienestar físico, social y emocional ofreciendo nuevas opciones para la gestión personalizada de nuestra salud, adaptando y personalizando los recursos. Un cambio que no solo afecta a las herramientas sino a la visión sobre la salud.
El concepto de salud es cada vez más holístico, y su traslación a los espacios donde se preste la atención o se dispensen cuidados, irrenunciable. Tendrán que integrarse, y convivir, con otras prácticas de salud no tradicionales: acupuntura, masajes, nutrición, meditación, bienestar, belleza, etc., en el proceso de atención y curación. Los proveedores de salud deberán ofrecer programas de salud, atención y cuidados para toda la vida, demostrando  sensibilidad con la sostenibilidad y el balance ecológico de sus instituciones y de sus actuaciones.
Esos espacios de atención transformados se beneficiarán de ser ecosistemas de innovación incluyendo al sector tecnológico, haciendo énfasis en la investigación de nuevos modelos de atención para mejorar la eficiencia y disminuir los errores, con nuevas posibilidades para tratamientos ambulatorios cada vez menos invasivos. El foco de la innovación tecnológica deberá estar centrado en las personas, en la facilidad de uso de los dispositivos, en la salud en movilidad –mSalud-, que será el próximo gran movimiento tecnológico. Los modelos de atención irán cambiando de episódicos y basados en clínicas/hospitales a monitorización continua y tratamiento remoto en entornos inteligentes con hospitales, clínicas, domicilios y otros espacios altamente tecnologizados… y dependientes de esa tecnología.
Todo un abanico de nuevas oportunidades, hoy acompañadas y soportadas por la tecnología y un nuevo entorno social participativo y abierto que nos pueden ayudar en la transición hacia esa transformación necesaria e inevitable.



Juan Reig es médico y Director de Consultores Euroamericanos Asociados con experiencia en TIC y salud y nuevas tendencias.



Publicado en "El Hospital del Futuro: Las ideas de los expertos"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada