martes, 21 de febrero de 2012

TIC y salud: aplicaciones móviles, redes sociales e iniciativas públicas


Según informaba el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la información (ONTSI) en uno de sus últimos estudios, más del 60% de los internautas españoles buscan con frecuencia información sobre salud en Internet. El fenómeno de las webs con información médica es sólo un aspecto de la revolución que han supuesto las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el ámbito sanitario. Gracias a los nuevos avances la salud deja de ser un asunto vetado para iniciados y se convierte en algo accesible para toda la ciudadanía. De este modo, surge el concepto de eSalud.
La eSalud es un vocablo relativamente reciente, estrechamente relacionado con la generalización de las TIC en nuestra sociedad. Según un Informe de AUNA sobre el desarrollo de la Sociedad de la Información en España, la eSalud es “la aplicación de las Tecnologías de Información y Comunicación en el amplio rango de aspectos que afectan el cuidado de la salud, desde el diagnóstico hasta el seguimiento de los pacientes, pasando por la gestión de las organizaciones implicadas en estas actividades.”
eSalud, eHealth o "Salud en línea" como recoge el portal de salud pública de la Unión Europea http.//ec.europa.eu, es el término general que designa el conjunto de herramientas auxiliares basadas en las tecnologías de la información y la comunicación que se emplean en tareas de prevención, diagnóstico, tratamiento, seguimiento, así como en la gestión de la salud y del modo de vida.
El concepto abarca, por ejemplo, la interacción entre pacientes y proveedores de servicios sanitarios, la transmisión de datos entre instituciones o la comunicación de igual a igual entre pacientes o profesionales de la salud; también incluye las redes de información sanitaria, los historiales médicos electrónicos, los servicios de telemedicina y los sistemas de comunicación personal vestibles y portátiles para el seguimiento y la asistencia a los pacientes.
Sus herramientas permiten, por ejemplo, comunicar en el momento y lugar necesarios los datos que pueden salvar una vida, algo que cobra primordial importancia con el aumento del movimiento transfronterizo de ciudadanos y pacientes. "Salud en línea" beneficia a todos porque mejora el acceso a la asistencia y la calidad de ésta. Contribuye a colocar al individuo en el centro de los sistemas sanitarios y a aumentar la eficacia, productividad y viabilidad del sector.
Por su parte la Wikipedia detalla los servicios a los que podemos acceder a través de eSalud o medicina electrónica:
  • Historiales Médicos Electrónicos, o lo que es lo mismo, la administración digital de historias clínicas, que facilita su archivo, consulta, edición e intercambio entre los profesionales sanitarios.
  • La historia clínica electrónica es mucho mas que un sistema de almacenamiento y recuperación de datos, contribuye al incremento de la capacidad resolutiva y de la calidad de la asistencia al paciente en la práctica clínica diaria y supone un elemento de relación entre diferentes profesionales y entre estos y los pacientes a lo largo del proceso asistencial.
  • Telemedicina, prestación de servicios de asistencia sanitaria por medio de las TIC en situaciones en que el profesional sanitario y el paciente (o dos profesionales sanitarios) se encuentran en lugares diferentes. Implica la transmisión segura de datos e información médica a través de texto, sonido, imágenes u otras formas necesarias para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la vigilancia del enfermo.
  • Medicina basada en la evidencia, que según define el Centro Cochrane Iberoamericano, es el empleo consciente, explícito y juicioso de la mejor evidencia actual en la toma de decisiones sobre el cuidado sanitario de los pacientes. La Práctica Clínica Basada en la Evidencia es un acercamiento a la toma de decisiones en la cual los clínicos usan la mejor evidencia disponible, en consenso con el paciente, para decidir cual será la opción más satisfactoria para el paciente. Las mejores evidencias actuales son la información actualizada de la investigación relevante y válida sobre los efectos de las diferentes intervenciones en la asistencia sanitaria, el potencial daño debido a la exposición a agentes particulares, la exactitud de los las pruebas diagnósticas y el poder de predicción de los factores de pronóstico.
  • La mayor y mejor difusión de Información orientada al ciudadano.
  • Asimismo, la difusión de Información para el profesional sanitario.
  • Los equipos virtuales sobre cuidados sanitarios. Son los grupos de profesionales sanitarios que colaboran y comparten información sobre pacientes a través de equipos digitales.
Por lo tanto, la eSalud está conformada por muchas herramientas diferentes, desde aplicaciones muy útiles para el profesional sanitario hasta redes sociales destinadas a pacientes de una determinada patología, pasando por nuevas formas telemáticas de establecer un diagnóstico.
Entre las redes sociales específicas destacamos una para enfermos crónicos: RedPacientes. Aquí los usuarios pueden anotar de forma periódica sus síntomas o valorar distintos aspectos de su calidad de vida, compartiendo experiencias con otros pacientes y sus familiares, consultando dudas o, simplemente, comentando su estado de ánimo. Una buena iniciativa para que dolencias como la esclerosis múltiple o la fibromialgia no permanezcan invisibles para las personas que no las padecen.
Pero también existen espacios destinados a profesionales sanitarios, como Epicrisis, un portal que pone a disposición de los médicos un escritorio virtual en el que pueden mantener el historial de sus pacientes online. Esta herramienta, compatible con smartphones, permite el trabajo en grupo, a través de la creación de perfiles médicos, recepcionistas, enfermeros, etc.
Como comentábamos al principio, también se han popularizado las webs de consulta sobre temas de salud. Hay miles de foros en los que puede opinar cualquier internauta, por lo que las respuestas que se obtengan no son muy fiables, y páginas profesionales, que sí dan información útil, pero que en ningún caso sustituirán la opinión de un médico. Algunas de las más populares son Tu otro médico, que cuenta con el auspicio de Sanitas, y Medline Plus, un completo servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.
Pero no solo los ordenadores se han llenado de contenidos sobre esta temática. También los teléfonos inteligentes se suman a la revolución de la eSalud, con decenas de utilidades que sirven para conocer mejor nuestro estado y mejorarlo en caso de padecer alguna dolencia. En menos de tres años, se han lanzado más de 6.000 aplicaciones distintas. Algunas previsiones hablan de un crecimiento de un 800% en el próximo trienio en torno a descargas de “apps” en los smartphones de más de 500 millones de personas en todo el mundo, entre ellas, muchos profesionales sanitarios, ya que el 82% de los médicos ya disponen de uno de estos dispositivos. Entre las aplicaciones más exitosas, se encuentra Medscape, que recuerda sistemáticamente los medicamentos y procedimientos para el tratamiento de cualquier patología. No requiere acceso a internet y está disponible en muchos terminales. Y entre las más variopintas, Sleep Cycle Alarm que permite controlar el ciclo de sueño mediante los movimientos y la respiración, con tan sólo colocar el iPhone debajo de la almohada.
Las administraciones públicas también han comenzado a aprovecharse de las TIC en el ámbito de la salud,. En el sistema Nacional de Salud español las diferentes administraciones están desarrollando un conjunto de servicios en línea que se apoyan en la tarjeta sanitaria indicvidual, la historia clínica electrónica, la receta electrónica junto con el acceso telemático a información y trámites.
Estas iniciativas tienen como objetivo mejorar la atención a pacientes y ciudadanos proporcionando soporte a los profesionales en su labor clínica. En este sentido se encuadran los proyectos de Historia Clínica Electrónica de las CCAA y el proyecto Historia Digital del Sistema Nacional de Salud que se apoya en los anteriores y permitirá a futuro, compartir información en el conjunto del país. Colaboran todos los servicios de Salud de las CCAA junto con el MSSSI.
Para que la información clínica esencial esté disponible cuando lo necesite el ciudadano al acudir a un centro sanitario del SNS fuera de su lugar de residencia habitual, como ha previsto el sistema Historia Digital del SNS, es mucho el trabajo por hacer. Trás esta compleja variedad de servicios en línea se requieren, entre otros, la aplicación de criterios de normalización, la identificación inéquivoca de los ciudadanos y la vinculación de las Historias Clínicas de cada paciente al código de identificación personal. En todo ello vienen trabajando las CCAA y el MSSS, el programa Sanidad en Línea que financian todos estos agentes con el apoyo del FEDER y la gestión del MINETUR a través de red.es esta impulsando todas estas iniciativas.
También se han realizado importantes avances en los campos de la Receta Electrónica, que sirve para que el tratamiento prescrito por los médicos se almacene en un archivo de datos al cual se puede acceder desde cualquier farmacia del país, y petición de cita a través de Internet, que está a disposición de la mayor parte de los españoles.
Las TIC pueden servir para muchas otras áreas de la salud, ya que estamos solamente ante el principio de los avances que pueden provocar en este campo. Hay aplicaciones de las mismas que, hasta hace muy poco, no se podían incluir en el concepto de Salud en Línea porque ni siquiera se concebían. Recientemente hemos sabido que se ha realizado un trasplante de mandíbula con una prótesis creada con una impresora 3D. Para crear la mandíbula se juntaron miles de capas de polvo de titanio que se fueron fusionando una a una con la ayuda de un láser. Una vez conformada la mandíbula, se le implantó a la paciente. Esto es sólo un ejemplo de lo que las TIC podrán hacer por los ciudadanos en el futuro en un área tan importante de su vida como es la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario