martes, 29 de mayo de 2012

La innovación debe elevarse al rango político y llenar el SNS

Piden renovar el modelo organizativo




Los consejeros de Cataluña, Madrid y País Vasco han debatido sobre innovación de sistemas de salud en tiempos de crisis en la clausura del Foro MIHealth celebrado en Barcelona. Entre las propuestas, la mejora y renovación de los modelos organizativos.

Javier Granda Revilla. Barcelona   |  29/05/2012 00:00

 
imprimir Imprimir|tamañoDisminuir TextoAumentar Texto
Durante el acto de clausura del Foro MIHealth, los consejeros de Cataluña, Madrid y País Vasco han debatido sobre la innovación de los sistemas de salud. Según el consejero catalán Boi Ruiz, el concepto innovación debe equivaler a ingenio "y, con lo que tenemos, hacerlo con los resultados más óptimos posibles". En su opinión, la innovación tecnológica debe valorarse desde el punto de vista de profesionales y de pacientes, con las reformas obligatorias en el sistema de salud y que llevan a organizar aspectos "que antes no se incorporaban. Debemos innovar en modelos organizativos", ha propuesto.
Rafael Bengoa, consejero de salud del País Vasco, ha considerado que la palabra innovación debe elevarse al rango político "porque las personas que trabajan en las organizaciones no la tienen como clave: ése es el primer movimiento que debe hacerse".
Según su criterio, la innovación tecnológica "tiene mucho potencial", con numerosos ejemplos en España donde las aplicaciones telemáticas mejoran los procesos: "Es cierto que en innovación de las organizaciones estamos más flojos porque existen menos incentivos. Es muy importante añadirla a la innovación tecnológica porque, si no, no despliega todo su potencial. Se hace mucha innovación bioclínica, pero poca en los servicios de salud. Y, sin ella, la innovación organizativa no se impulsa".
Un aspecto que debe potenciarse es la innovación social, porque el paciente "no está en el centro del sistema". La solución se da porque se pase a ver al paciente "como un recurso capaz de gestionar sus propias enfermedades, por lo que es preciso empoderarlos más".
Otro campo que cree que debe crecer es el de la corresponsabilidad "para ver a los pacientes como un recurso. Existe un debate sobre si la sanidad es una inversión o si es un lujo, y a los pacientes se les sigue valorando de forma pasiva. La tecnología es muy importante, pero estoy más interesado en las 8.758 horas que el paciente no pasa en el centro sanitario que en las dos horas que sí. Ahí está la innovación", ha subrayado.
Por su parte, Javier Fernández-Lasquetty, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha apostado por una gestión pública "a la española", lamentando la falta de innovaciones en la política sanitaria: "Se dice lo mismo que en los años 70, 80 y 90. Y eso no es bueno, porque nos convierte en una cierta rareza en el mundo de la Unión Europea: en todos los países occidentales, comenzando por los que inventaron el modelo de sanidad pública, ha habido una reforma profunda de sus sistemas sanitarios y un cambio en el discurso político, menos en España". Y eso teniendo en cuenta que "el país ha cambiado extraordinariamente", ha recalcado.
Mejorar las relaciones
Según su criterio, la relación de la sociedad española con el sistema sanitario público "no es la misma que hace 20 ó 30 años, cuando la gente iba 'al Seguro'. La crisis está obligando a todos los elementos del sistema de salud a empezar a hacer bien cosas que se estaban haciendo mal, como la relación entre proveedores y suscriptores".
Fernández-Lasquetty ha mostrado su esperanza en que el final de la crisis económica conlleve la creación de un sistema de salud "muy potente, muy capaz tanto en la prevención como en la restauración de la salud de los ciudadanos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada