martes, 29 de mayo de 2012

EL DEBATE DE REDACCIÓN MÉDICA la investigación que se realiza no produce un retorno en forma de beneficios
























































































































El sistema debe ‘dar alas’ al innovador en época de crisis
Los expertos apuestan por un cambio en el modelo de I+D+i, un reto a abordar “conjuntamente”
Redacción / Imagen: Diego S. Villasante. Madrid
España cuenta con hospitales privados donde se agiliza el proceso para investigar porque su gestión es más rápida, también con grandes hospitales públicos que cuentan con numerosos recursos para conseguir avances; sin embargo, según los expertos, no existe un retorno en forma de beneficio. Para conseguir revertir esta situación, apuestan por una colaboración de todo el sistema sanitario, que debe fomentar la innovación y sobre todo ayudar a quiénes son innovadores y tengan ideas nuevas.
Jesús Peláez, director de I+D+i de HM Hospitales y vicedecano de la CEU-San Pablo; Eva Carrasco, directora científica y directora general del Grupo Español en Investigación de Cáncer de Mama (Geicam); y Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación de Hospital Clínico San Carlos de Madrid.
Jesús Peláez, director de I+D+i de HM Hospitales y vicedecano de la CEU-San Pablo: Nuestra idea, como grupo hospitalario privado, es realizar una investigación útil para el paciente, que desarrollamos junto a la CEU-San Pablo en el Instituto de Medicina Molecular Aplicada. Desde el principio tuvimos muchas dificultades, no solamente económicas, sino de infraestructuras y de organización, pero hemos conseguido estructurar el trabajo a través de un Comité de I+D, de Ética y de Investigación Clínica. Además, son básicas las alianzas con la universidad, con centros de investigación como el CNIO o grupos como el Geicam u otros hospitales o centros públicos. Es nuestra forma de pensar y de hacer la innovación. En los informes del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) queda muy patente la participación de todos los centros privados en la investigación, sobre todo en los ensayos clínicos; ya que en un 40 por ciento participan centros privados.
La situación actual de la innovación.
Las instituciones privadas tienen unas ventajas muy claras a la hora de la gestión de un contrato con su propio Comité Ético, a la hora de reclutar al primer paciente o conseguir el número máximo de pacientes. Esta parte de investigación clínica parece que se hace muy bien pero hay que potenciar más la innovación para llegar a patentes nuevas y hacer unos estudios de investigación multicéntricos donde se unan investigadores básicos clínicos y donde se consigan captar ayudas no solamente nacionales como los clásicos FIS o las del plan Avanza sino las europeas.
Eva Carrasco, directora científica y directora general del Grupo Español en Investigación de Cáncer de Mama (Geicam): La investigación clínica es la parte más importante de nuestro trabajo en el Grupo, porque es fundamental para el avance de la Medicina, sobre todo en el campo de la Oncología. La investigación ha contribuido a establecer tratamientos más individualizados, menos tóxicos y más eficaces. Gracias a la investigación clínica y a los avances tecnológicos que claramente se pueden realizar tanto en el ámbito de la sanidad pública como en la privada, las personas viven hoy en día una media de 10 años más, y hay enfermedades que de ser mortales han pasado a cronificarse. Por eso, desde grupos como el nuestro, que no deja de ser una fundación privada, pedimos que la administración nos respalde porque nuestro problema es que no estamos reconocidos como figura legal y nos dificulta acceder a becas públicas. Las becas FIS solo las pueden pedir investigadores y hospitales pero no se puede acceder como grupo. La nueva ley de investigación intentará contemplar esta reivindicación de alguna manera y esperemos que la agencia estatal, que sacará pronto sus estatutos, tenga en cuenta la figura de los grupos cooperativos. Por otro lado, las becas, tanto públicas como privadas, no se adecúan a los tiempos de la investigación clínica. Un ensayo clínico de adyuvancia puede durar diez o quince años y las becas nunca se adecúan a esa duración.
Además, se deben fomentar de alguna forma las leyes de mecenazgo con una verdadera aplicación de deducciones fiscales a las empresas, para potenciar más la investigación privada en grupos cooperativos como el nuestro. Es verdad que la gestión, la burocratización, es más rápida en la privada, en cuanto a la aprobación del comité de investigación y sobre todo, en la gestión del contrato. Es tremendo lo que se tarda en España, una media de 210 días en firmar un contrato, cuando la mayor parte de las veces se podría prenegociar mientras el comité de investigación está haciendo su revisión. Nos gustaría que todo se facilitara. Por último, decir que hemos hecho una revisión del número de hospitales que han participado en nuestros ensayos clínicos en los últimos tres años y hay 23 públicos, frente a 30 privados. Nosotros queremos investigadores que estén realmente interesados en cáncer de mama, de cualquier especialidad, y no distinguimos entre públicos y privados.
Los expertos analizan los retos de la innovación.
Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación de Hospital Clínico San Carlos de Madrid: La investigación consiste en pedir dinero para generar conocimiento, e innovación es utilizar el conocimiento para generar beneficio, y esto último en nuestro país no pasa. De hecho, hubo una gran inversión que llevó a España a una de las primeras posiciones en cuanto a impacto en el nivel de publicaciones, y casualmente los dos países que más subieron fueron España (9) y Grecia (19). Sin embargo, cuando se ve el número de patentes generadas o la cantidad de dinero generado a partir de las patentes que se producen, España ocupa el puesto número 19. Hemos hecho un gran esfuerzo para generar una investigación de calidad, sin embargo, no hemos sido capaces de transferir los resultados de nuestra investigación, ni a la práctica clínica, ni sobre todo a la producción de beneficios y de retornos.
El modelo tradicional se ha basado en la producción de cuidados, damos servicio a los pacientes, y lo administramos porque es muy complejo. Evidentemente, hay una necesidad de investigar para mejorar la calidad de lo que se hace y hay un flujo de dinero por parte de la instituciones públicas que ha producido factor de impacto. Además, esto mejora la posición de los centros sanitarios, como está haciendo el Grupo HM, mejorando notablemente su posición a través de la investigación; ya que es un indicador de calidad. Pero ahora tenemos que dar un salto para cambiar el modelo global del país, un reto que debemos abordar conjuntamente. Se requiere una gran capacidad de innovación social, es decir, cambiar el modelo de I+D+i, intentando aproximar más el conocimiento al mercado y no solo al interno, sobre todo al exterior. Hay que utilizar el sistema sanitario tanto público como privado como motor económico, aprovechando las ventajas y capacidades de cada uno de los modelos para beneficiar al resto de la sociedad.
Ronda de conclusiones.
RONDA DE CONCLUSIONES
Julio Mayol: Lo más importante es que no somos tantos como para no incluirnos todos en un escenario de colaboración, especialmente en áreas como Madrid, que podrían ser tan productivas por la cantidad de hospitales públicos y privados que concentra, y la gran capacidad de I+D+i. No podemos seguir discutiendo por pequeñas financiaciones, tenemos que encontrar alianzas que nos lleven fuera. La primera innovación que yo plantearía a nuestros estudiantes es que aprendan a hablar inglés.
Eva Carrasco: Me quedaría con la importancia que tiene la investigación clínica para la sociedad y para España, para ser capaces de vendernos fuera. En esta investigación clínica tenemos que tener una colaboración muy estrecha entre el ámbito público y el privado, ya no solo en la sanidad sino también entre los centros de investigación básica y la industria farmacéutica y tecnológica.
Jesús Peláez: Es fundamental que los médicos y los enfermeros terminen sus estudios con la convicción de que, si investigan y tienen la obligación de aportar su granito de arena en la innovación, va a mejorar su actividad asistencial. En el día a día de la actividad asistencial surgen muchas oportunidades de mejora. Es necesario un acercamiento mayor entre las empresas sanitarias públicas y privadas con empresas de investigación básica y con centros universitarios. Tiene que haber foros donde nos sentemos todos y, probablemente, fundaciones como el IDIS puedan ser un organismo aglutinador y promotor de estas ideas. Y la convicción desde los órganos de dirección públicos, privados y empresariales de que la innovación es lo que nos va a sacar de la crisis y lo que va a ser más beneficioso para el paciente.

Lea el debate completo

Vea el debate completo en Sanitaria2000.tv

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada