jueves, 22 de marzo de 2012

Directivos instan al sector privado a rescatar la innovación en TIC

EN OTROS PAÍSES LOS PARTICULARES COMPENSAN EL PRESUPUESTO PÚBLICO
El Instituto Carlos III reserva 800 millones para aplicaciones tecnológicas en mayores
Javier Barbado / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
Altos cargos directivos de servicios de salud autonómicos y de organismos públicos como el Instituto de Salud Carlos III han reclamado este miércoles, durante el VIII Congreso Nacional de Informática de la Salud (Inforsalud), la implicación del sector privado en los proyectos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) para compensar los recortes del presupuesto público destinado a estos menesteres.
De izq. a dcha.: José Luis Monteagudo; Pedro Guillermo Serrano; Joan Cornet i Prat, presidente ejcutivo de la Fundación TicSalut; Joaquín Arenas; Celia Gómez; Alaneir Dos Santos, profesora adjunta de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil); y  Walter H. Curioso Vílchez, director general de la Oficina General de Estadística e Informática del Ministerio de Salud de Perú, este miércoles en el Palacio de Congresos de Madrid.
De hecho, ésta es la opción que funciona con éxito en otros países europeos y que no vendría nada mal al nuestro, de acuerdo con las opiniones recogidas por Redacción Médica a lo largo del debate titulado “Resultados de Proyectos de Investigación en TIC para la Salud”, que fue moderado por el director general del mencionado instituto, Joaquín Arenas, y en el que participó media docena de ponentes, algunos de ellos representantes de los sistemas de salud de países sudamericanos como Brasil o Perú.
En la primera instantánea, José Luis de Sancho, director gerente de Atención Especializada del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Complejo Hospitalario Universitario de Albacete). En el centro, vista del auditorio durante el debate. A la dcha., Ángel Lamuza, coordinador de la Plataforma Española de Innovación en Tecnología Sanitaria.
Durante el intercambio de opiniones de la sesión, el jefe de la Unidad de Investigación en Telemedicina y e-Salud del propio Instituto de Salud Carlos III, José Luis Monteagudo, propuso la creación en España, por parte del Ministerio correspondiente, de convocatorias de plazas de trabajo en el sector sanitario que respondieran al perfil específico de un informático o de un ingeniero, y no al de un profesional de la salud. También sugirió que las autoridades educativas destinaran entre el 1 y el 2 por ciento de su presupuesto a la formación del investigador por medio de contratos confeccionados con ese propósito.
Con relación a la colaboración de la industria en el campo de la I+D+i, Arenas también propuso como solución la implicación de los investigadores españoles en los proyectos en curso en países europeos. Por su parte, la directora general de Planificación e Innovación Sanitaria de la Consejería de Salud de Andalucía, Celia Gómez, insistió en que, pese a la situación de crisis económica, los gobiernos autonómicos no deberían reducir las partidas presupuestarias de I+D+i: “Sería un error su disminución sistemática”, zanjó.
Por último, Pedro Guillermo, del Servicio Canario de Salud, corroboró que, por el momento, “no hemos conseguido alianzas con la industria” en la medida de lo deseable, y puso como ejemplo de tecnología reductora de costes la historia clínica electrónica, que permite disminuir el tiempo de reclutamiento de los pacientes para ensayos y proyectos por medio de los formularios on-line, entre otras muchas ventajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada